Nueve veces Verónica

Share This:

Esto es justo lo que se supone que nunca debes hacer: ponerte frente al espejo y repetir nueve veces seguidas el nombre de Verónica. No serias el primero que se ríe al conocer esta historia que lleva circulando por el mundo desde hace varias décadas. Muchos antes que tu han pensado que se trataba de un cuento chino y se han reído, pero otras personas aseguran que quienes no han hecho caso de la advertencia y han aceptado el desafío, han cargado con una maldición terrible:

¿Quien es Verónica? O mejor dicho: ¿quien era? Se trataba de una chica de 14 años que, estando en el pueblo con sus amigos, hizo espiritismo en una casa abandonada. Todo el mundo sabe que es algo tremendamente peligroso y que jamás debe tomarse como un juego. Ella no siguió las reglas de los fantasmas, se burlo durante toda la invocación y una silla que había en la habitación cobro vida y la golpeo mortalmente en la cabeza.

Sin embargo, Verónica aun no descansa en paz. Su espíritu esta condenado y vaga buscando venganza entre aquellos que no saben respetar el Mas Allá. Como le sucedía a ella en la vida real, Ana era una chica de la edad de Verónica que conoció la leyenda en su instituto. Sus amigos la picaron, diciéndole que no se atreví a decir Verónica nueve veces ante el espejo. A ella le daba miedo, pero venció su terror porque le avergonzaba quedar mal ante todo el mundo. Una compañera fue a los servicios de esa planta del instituto para comprobar, entre risas, si cumplía la prueba. Lo hizo, no paso nada y el grupo lo olvido enseguida. Menos Ana.

Para ella la autentica pesadilla comenzó esa misma noche. Estaba en la cama, cuando un sonido la despertó. No se trataba de un estrépito, sino de una especie de susurro indescifrable que oía cerca de la nuca, mientras sentía como si alguien respirara en su cuello. Aterrada, se levanto y encendió la luz.

Allí solo estaba ella. A pesar de eso, no pudo dormir en toda la noche. Al día siguiente, no se atrevió a contárselo a nadie. Estaba muerta de miedo, y en medio de la clase tuvo que salir al servicio para mojarse la cara y despejarse. Pero cuando entro al baño, hacia mucho frío (como estaban en invierno no le dio importancia) y una capa de vaho cubría el espejo. Ana lo limpió con la mano para comprobar horrorizada que tras ella había una chica que no había visto jamás, con una expresión de
espanto y sangre en la cabeza. Fue sólo un instante. Cuando se volvió a mirar, ya no había nadie.

Ana rió nerviosamente, pensando que todo era fruto de su imaginación, los nervios y el cansancio. Sin embargo, cuando se volvió hacia el espejo vio algo que la dejo helada. Al borrarse el vaho una frase había permanecido escrita:

Soy Verónica. No debiste invitarme a volver

Ana no pudo soportarlo. Hoy pasa sus días encerrada en un manicomio, y sólo habla para jurar y perjurar que el fantasma de Verónica la sigue atormentando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *