Cuento mexicano de la llorona

La leyenda

Cuenta la leyenda que la Llorona es el alma en pena de una mujer muy jovencita que tuvo amores con un soldado. De esos amores quedó embarazada de una niña, a la cual dio a luz. El soldado la abandonó y ella, como no tenía idea de cómo criar a un infante, desesperada por el llanto de la niña, la mató con sus propias manos. Cuando la joven vio lo que había hecho, comenzó a llorar y a gritar fuertemente, lo que atrajo a los vecinos y familiares. Al ver lo sucedido, la maldijeron. Ella salió corriendo hacia el llano y se convirtió en espanto. Siempre está llorando, y cuando entra a los poblados dicen que llama a su hija. Se sabe que roba niños que están solos, ya sea en sus casas o en las orillas de ríos o quebradas. Por lo general, se la oye llorar en tiempos de Semana Santa.
Continúa leyendo Cuento mexicano de la llorona

El cuento de la llorona

El cuento de la llorona mexicana

Esto sucedió en el mes de diciembre de 2004 el frío era más intenso, las calles estaban más silenciosas y oscuras de lo normal y una fuerte lluvia había caído en la ciudad. Roberto vivía con su mujer y su hijo pequeño de tres años en la Macarena en Sevilla. Escucho una voz mientras andaba por la calle que decía:
“Mis hijos… mis hijos… ¿Donde están mis hijos…?”

Roberto pensó que era una mujer borracha que no sabía lo que decía y siguió caminando hacia su casa. Al llegar entró a un viejo baño para lavarse la cara antes de dormir y escucho la voz con el eco del baño:
“¿Tu has visto a mis hijos…?”
Continúa leyendo El cuento de la llorona

Leyenda del hilo rojo

La leyenda del hilo rojo o hilo del destino tiene su origen en oriente y narra la creencia de que un hilo rojo e invisible, atado al dedo meñique de dos que se encontrarán inexorablemente, incluso sin saberlo o contra su voluntad.

Este hilo rojo del destino, hilo conector que nos une misteriosamente y en forma caprichosa con personas impensadas. ¿Existen las almas gemelas?
¿Y quién puede decir lo contrario?
Continúa leyendo Leyenda del hilo rojo